Estudiar y trabajar, ¿es posible?

0

Hoy en día no es fácil conseguir un buen empleo, la situación es compleja y grandes ciudades como Barcelona o Madrid han contraído su oferta laboral enormemente.

“Una forma de vida que se está perdiendo a causa de ello es el perfil de estudiante que trabaja a tiempo parcial para pagarse sus estudios”

Y es que por una parte se encuentra las dificultades propias del empleo, y por otro el aumento significativo de las tasas que deben pagar los estudiantes desde la implantación hace unos años del plan Bolonia.

Por todo ello cada vez son más los estudiantes o jóvenes, sobre todo aquellos que cursan algún postgrado en Barcelona, que deben recurrir a mini-créditos online para llegar con el margen necesario a final de mes y pagar así sus respectivas cuotas universitarias.

¿Por qué cuesta trabajar mientras se estudia?

En gran parte por la elevada tasa de paro, especialmente juvenil, pero por otra parte también es la propia sociedad que no es propicia para esta doble vida.

Con la llegada del plan Bolonia se ha desincentivado mucho la falta de asistencia a las clases, además de que se han ampliado horarios y muchas de las carreras tienen horas lectivas tanto de mañanas como de tardes simultáneamente. Esto imposibilita el acceso al ya de por sí complicado mundo laboral, encerrando a muchos estudiantes en un círculo del que a menudo no saben cómo salir.

¿A qué lleva esta situación?

Es una peligrosa rueda en la que los estudiantes no pueden acceder a trabajos a tiempo parcial con los que conseguir los ingresos necesarios para financiarse la carrera universitaria. Barcelona es un claro ejemplo de ello, y ha visto como cada vez existen perfiles más identificados con una u otra voluntad: buscar trabajo o ser estudiante.

La mezcla era una opción interesante para la sociedad, y una verdadera pena que esté en recesión, pues inculcaba la cultura del esfuerzo y la superación en los más jóvenes. Además, empezaban a ser responsables de su vida, y conscientes de lo que cuesta cada euro que conseguían y que les servía a su vez para seguir formándose en la universidad.

Aquella rueda que fabricaba empleados responsables y trabajadores para el futuro de la salud empresarial está ahora mismo desengrasada, y las incompatibilidades actuales junto a la coyuntura que atravesamos hacen de este periodo un impase peligroso para las empresas del mañana.

Compártelo en:

Déjanos tu comentario